lunes, 28 de enero de 2013


Y apreté mis labios fuertemente. Dejando caer una única lagrima. Gritando en silencio. Pidiendo ayuda desesperadamente. A nadie. Me sentí sola. Sola como en cada noche cuando mi mente no quiere callarse. Le susurre a mi interior. 'Todo va a estar bien'. Cerré mis ojos. Quise. Desee con toda mi alma ver tus ojos una vez mas. Supe. Entendí. Que no ibas a aparecer mágicamente a mi lado. No ibas a abrazarme y decirme que todo se mejoraría. Que me querías  Porque no era asi. No me querías  No me queres. No me quisiste nunca. Un juego. Eso fui. 
Eso fui. 

(Lo malo no es tropezarse con una piedra dos veces, lo malo es encariñarse con la piedra)

No hay comentarios: